Seleccionar página

Los seguros de personas son para protegerte de hechos donde se vea afectada tu vida, salud y/o integridad. Por lo que permiten mantener la seguridad y estabilidad financiera tuya y de tu familia.

Dentro de los seguros de personas encontramos el seguro de vida, seguro de salud, seguro de accidentes personales, seguro de sepelio, seguro de saldo deudor y seguro de retiro. Pueden contratarse individualmente o para un grupo preexistente de personas.

Se dividen en:

 

Seguro de Vida:

La importancia del seguro de vida es que permite resguardar tu economía y/o de tu familia ante distintas causas, para poder sostener el ingreso económico y mantener la calidad de vida en caso de fallecimiento por cualquier razón. Como riesgos complementarios existen las coberturas que prevén una indemnización en caso de invalidez total y permanente debida a una enfermedad o accidente y ante la ocurrencia de eventos que afecten la salud.

Contratando seguros de vida, vida con ahorro y de retiro podés deducir parte de su costo del impuesto a las ganancias. En 2019, el gobierno nacional amplió el monto de deducciones de las primas de estos seguros para promover el ahorro en nuestro país.

 

Seguro de Vida Obligatorio:

El Seguro Colectivo de Vida Obligatorio previsto en el Decreto Nº 1567/74 cubre el riesgo de muerte e incluye el suicidio como hecho indemnizable, sin limitaciones de ninguna especie, de todo trabajador en relación de dependencia, cuyos empleadores se encuentren o no obligados con el Sistema Único de la Seguridad Social.

Seguro de Vida con Ahorro:

Otorga una indemnización a los beneficiarios, en caso de fallecimiento del asegurado por una causa cubierta en la póliza y permite el ahorro de una suma de dinero.

Seguros Mixtos:

Con el seguro mixto se garantiza el pago de una suma de dinero ya sea en caso de fallecimiento o de supervivencia. Es decir que, en caso de fallecimiento, la compañía aseguradora indemnizará a tu familia; y si no, vencido el contrato te pagan a vos. Estos seguros combinan dos características: un seguro de fallecimiento (en el que indemnizan a tu familia) y uno de supervivencia (que te sirve como un ahorro). Además brindan la posibilidad de contratarse en distintas modalidades.

Seguro de Retiro:

El Seguro de Retiro está enteramente dedicado al ahorro. Es importante que sepas que tiene dos etapas: ahorro y rentas.

La primera etapa, la de ahorro, la realizás en una cuenta a tu nombre y podés retirar el dinero que aportes, de forma total o parcial, en cualquier momento. Una vez iniciada la segunda etapa, la de rentas, no se puede retirar el dinero aportado y acumulado, sino que comenzarás a recibir pagos (las rentas garantizadas) según la modalidad de cobro que hayas elegido al contratar.

Es un producto orientado a complementar tu jubilación ya que te permite disfrutar de sus beneficios una vez que dejaste de trabajar.

Con los seguros de vida, vida con ahorro y de retiro también podés deducir del impuesto a las ganancias parte de su costo. Durante 2019, el gobierno nacional amplió el monto de deducciones de las primas de estos seguros para promover el ahorro en nuestro país.

Seguro de sepelio:

Es un seguro que brinda el servicio de sepelio o reembolsa los gastos incurridos por el sepelio del asegurado, según la modalidad contratada y hasta los límites establecidos en el contrato.

Más información en la Resolución SSN 37072/2012 que establece las condiciones generales obligatorias y uniformes.

Seguro de salud:

Es un seguro que brinda protección económica ante la ocurrencia de eventos que afecten los riesgos de salud específicamente previstos en el contrato y con el alcance que allí se especifique.

Las coberturas mayormente ofrecidas por las entidades aseguradoras bajo esta clasificación suelen ser: cáncer, enfermedades graves, trasplantes de órganos, prótesis y ortesis, intervenciones quirúrgicas, entre otras.

 

Más info en: https://www.argentina.gob.ar/superintendencia-de-seguros/conciencia-aseguradora/que-es-un-seguro/seguros-de-personas